Tatuajes que solo podrá ver el amor de tu vida

La forma en que un tatuaje decora visiblemente tu piel es extraordinaria, pero los secretos que esconde un trazo bajo la ropa son fascinantes. En la intimidad de una habitación bajo una luz ténue, con la ventana cerrada y las sábanas revueltas es en donde los tatuajes más enigmáticos se revelan. Como misterios que enamoran e incógnitas que cautivan, los tatuajes en los lugares más inesperados de tu cuerpo se vuelven el secreto más hermoso entre el amor de tu vida y tú.


Los tatuajes íntimos sólo se comparten con la persona que sin palabras te promete acompañarte hasta la eternidad. Ese hueco donde se unen las líneas de la tinta está reservado para quien lo admire y lo desee conocer tanto como te desea a ti. El tatuaje que nadie más ha visto deja de ser un secreto cuando el amor lo transforma en complicidad. La necesidad de esconder lo que forma parte de ti desaparece cuando por fin encuentras a quien llevabas buscando tanto tiempo. El amor de tu vida te hace sentir segura y libre de compartir el misterio que rodea esa frase o elemento especial.

Sin pensarlo dos veces, aquello que incrustaste en tu piel para que fuera sólo tuyo, se vuelve parte de la historia de ambos. Cuando sus yemas siguen el trazo en tu espalda, él logra conocerte más y cuando sus labios besan los colores que iluminan tu columna, el tiempo se detiene para los dos. Los tatuajes que nunca imaginaste mostrar son los mismos que disfrutarás compartir con una sola persona: el amor de tu vida.

Tatuajes que sólo en la intimidad cuentan una historia.


Trazos que únicamente tocará quien ha acariciado tu corazón.


Figuras en tu piel que él guarda en su memoria.

“Antes que nada, perdona si huele un poco a cerrado, hacía mucho tiempo que nadie se alojaba aquí, y menos aún con la intención de quedarse.

Ábreme bien de puertas y ventanas. Que corra el aire, que entre tu luz, que pinten algo los colores, que a este azul se le suba el rojo, que hoy nos vamos a poner morados.

Y hablando de ponerse, vete poniendo cómoda, que estás en tu casa. Yo, por mi parte, lo he dejado todo dispuesto para que no quieras mudarte ya más.

Puedes dejar tus cosas aquí, entre los años que te busqué y los que te pienso seguir encontrando. Los primeros están llenos de errores, los segundos, teñidos de ganas de no equivocarme otra vez”.

Pensión compleja (fragmento) – Risto Mejide

Símbolos que ahora compartes con alguien.

Secretos sobre tu piel que los vuelven cómplices.


Tatuajes que sólo podrá ver el amor de tu vida.

Sólo los amantes que se entregan sin dudas entienden lo que significa conocer cada uno de tus trazos. Al igual que un tatuaje, habrá algunos que duelan, otros que te provoquen cosquillas y muchos que disfrutarán juntos; todos son especiales y cada uno forma parte de un todo que los conecta a los dos. Compartir con alguien las orillas que bordean tu tatuaje implica desnudarte ante él. Los colores, las sombras y las líneas rectas no son lo único que conforma tu tatuaje; éste posee un significado, está lleno de sentido y cuenta una historia. La cual, sólo en la intimidad, te une a quien ha logrado descifrarla.

Los tatuajes que decides llevar en las partes más ocultas de tu cuerpo son aquellos que sólo el amor de tu vida descubrirá para enamorarse aún más de ti. El secreto que guardarán juntos se volverá parte del erotismo que existe entre ustedes y la pasión con la que se entreguen el uno al otro estará adornada por la tinta que sólo ustedes conocen.

Cada una sabe y decide el significado que quiere darle a algún tatuaje, pues en ellos se refleja nuestra esencia. La seguridad y la rebeldía son parte de lo que un tatuaje dice de nosotras, pues no importa cuánto haya dolido el diseño que llevemos en la piel, éste nos acompañará siempre.

Fuente: culturacolectiva.com


Dejá una respuesta

Inline
Inline